AL RINCÓN DE PENSAR

AL RINCÓN DE PENSAR
11 sep 2019
Relatos Autobiográficos
0 comentarios
Sí lees este relato, imagino que necesitas como lo hice yo, ver que también otras personas en algún momento de su vida se encuentran en un momento difícil que parece sucede de un día para otro. Realmente no es así, las cosas no suceden de repente, es verdad que nos podemos dar cuenta hoy, y pensar que ayer estábamos bien, pero es mentira.
 
La muerte de un familiar no superado, a pesar de que hayan podido pasar 30 años (puede que no lo hayas superado) el tonto del colegio que se metía contigo, y a los que el resto les reían las gracias, todas aquellas cosas que nos han hecho sentir mal en un momento dado, mal o muy mal, y que ahora cuando tenemos 55 años, posición económica, social y laboral espléndida, parecía que teníamos olvidado, es cuando en momentos de “bajón” en alguna parte de tu cerebro sin querer está “pesando” más que todo lo bueno que te rodea al día de hoy.
 
Es por eso, que cuando te veas que algo no empieza a ir bien en tu forma de actuar con tus amigos, con tus familiares, con tu mujer e hijos, es cuando te aconsejo que pares cinco minutos o el tiempo que necesites y recapacites que está pasando en tu cabeza en esos momentos. Si realmente las notas de tus hijos son tan malas como para que le eches una monumental bronca a ellos a tu mujer; esa excursión que habías planeado y que por la lluvia no ha podido salir mejor….para y piensa que es lo que más te molesta: que la excursión no haya salido bien…o que “tu excursión no ha salido bien”.
 
Antes de darme cuenta que algo no funcionaba en mi cabeza, no pedía ayuda a nadie para nada, no solamente no pedía ayuda, tampoco escuchaba ninguna sugerencia, por supuesto ni hablar de que se reprochase un trabajo realizado por mí (tanto a nivel laboral como particular).
 
En mi caso, decidí acudir a la consulta de Luis Fernando hace tres años y después de tres años hemos finalizado la terapia. Yo, que jamás hubiera pensado la necesidad de asistir a un psicólogo, he encontrado en Luis Fernando un profesional y un amigo. Parece mentira, pero le he contado cosas que jamás había contado a nadie, que aparentemente estaban más que olvidadas y superadas, pero que después de haberlas hablado, eran cosas que estaban ahí, en algún rincón de mi cabeza, y que había que “desempolvar”, actualizarlas al día de hoy y asumirlas como algo que pasó y que en ese momento no se pudo hacer de otra forma.
 
Este relato me gustaría que os sirviera para ayudaros a vosotros, a no ser exigentes con vosotros mismos y mucho menos con las personas a las que queréis; que pensar que la pérdida de un ser querido, un trabajo que sale menos bien de lo esperado, una relación rota, son cosas que están ahí, y que puede pasar. Que sois unos seres maravillosos, con defectos como todo el mundo (pobre de aquel que se crea perfecto), y que no te importe pedir ayuda en el momento que sientas que algo no va bien.
 
La química de medicamentos, la lectura de libros de autoayuda, sin duda en un momento determinado puede ser necesario, pero te garantizo que sin la ayuda de un profesional “de la mente” tardarás más tiempo en tomar conciencia del problema, y cuanto más tardes en ir AL RINCON DE PENSAR, más tardarás en recuperarte.
 
No es ninguna humillación ir a un psicólogo. Cuando te rompes un brazo vas a un traumatólogo, si te duele una muela vas al dentista, y sí, sí tu cabeza no funciona vas un psicólogo, te desahogas le cuentas que te pasa, y seguro encuentra la solución, en mí caso fue así.
 
La cabeza pensaba cosas que no tenían ningún sentido: hacer daño a un familiar, a mí mismo. Miedo terrible a conducir con mis hijos un viaje por cualquier carretera; capaz de conducir 1000 kilómetros viajando sólo, pero incapaz de coger el coche para llevarlos al colegio. Miedo a quedarme sólo con ellos en casa, incluso con mi mujer…Fobia al impulso dicen que se llama, pero la verdad es que algo no funcionaba en mi cabeza. Estrés, ansiedad, llamarle como queráis, no creo que haya tanta diferencia en el nombre, lo importante es que tienes que darte cuenta que algo no funciona, y arreglarlo lo antes posible.
 
Habla con tu mujer, con tu hermano, con un profesional, con quién tú quieras, pero en el siglo XXI, donde la tecnología llegó donde jamás pensaríamos que podía llegar, NOS FALTA COMUNICACIÓN entre las personas. El trabajo, los hijos, la hipoteca del piso de la playa…llega un momento donde lo único que ves son problemas a uno y otro lado tuyo.
 
Como dice Santandreu en su libro: NADA ES TAN TERRIBLE COMO PARECE. El sol sale todos los días, aunque algunas veces las nubes no nos dejen ver el sol, pero el sol está ahí. Tu vida es maravillosa, de ti depende como quieras vivirla. La puedes vivir siendo feliz y haciendo feliz a tu gente, o la puedes vivir intentando ser PERFECTO, y te garantizo que serás un infeliz toda tu vida. La perfección no existe, sólo existe la creencia de que puedes llegar a ser perfecto, pero te puede decir que cuando realices cualquier actividad en tu vida, ya sea deportes, cocina, trabajos manuales, lo que sea que no te salga bien, tienes que ser el primero en darle la importancia justa, no empezar a pensar que podrá pensar el amigo, el vecino, el compañero de trabajo: que piensen lo que quieran, te has esforzado en hacerlo lo mejor posible y eso es lo que tiene que contar en tu balanza de la felicidad.
 
Sí has terminado de leer esta pequeña historia, espero que te sirva para ayudarte a superar ese momento de bajón que tienes en tu vida, y que lo único que necesitas es pararte cinco minutos y RETIRARTE AL RINCON DE PENSAR.
Categorías
EMDR (4)
Por Fecha de Publicación
9-2019 (1)
2-2019 (1)
6-2018 (1)
5-2018 (1)
9-2017 (1)
7-2017 (1)
2-2017 (1)
7-2016 (1)
7-2015 (2)
1-2015 (1)
6-2014 (1)
3-2014 (1)
6-2013 (1)
2-2013 (2)
Psicólogo Luis Fernando Rivas
Consulta:  C/ Olivo 18 1ºD
13002
- Ciudad Real - 681 333 452
centro autorizado

Centro autorizado por la Consejería de Sanidad de la JCCM
1307387/1309913

consulta@psicologialuisfernandorivas.com

Política de Cookies
Utilizamos cookies propias para el correcto funcionamiento del sitio web, y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar